En mi post anterior os comenté las  3 primeras cosas que me habría gustado saber antes de emprender. Hoy termino con otras 3 que me parecen igual de importantes, y que espero puedan echaros una mano si estáis empezando a sentir el gusanillo del autoempleo:

EMPRENDER EN COMUNIDAD AYUDA

Ya lo hemos dicho muchas veces: Emprender puede ser fascinante pero también muy duro. Habrá momentos difíciles, de mucha soledad y en los que, a no ser que el tuyo ya sea un proyecto de equipo, te vendrá muy bien contar con apoyo. Cada vez hay más emprendedora/es y seguramente  encontrarás cerca de tí comunidades de personas que están pasando por el mismo proceso. Probablemente compartís inquietudes, temores, necesidades…etc. Anímate a participar, colabora e implícate. Deja que tu proyecto se enriquezca compartiendo experiencias y conocimiento.

El trabajo en red siempre aporta gran valor:  Te puede acompañar, te puede ofrecer opciones para profesionalizar tu proyecto y te puede ayudar a adaptar tu ecosistema emprendedor a la realidad de tu proyecto.

ME LO PUEDO PASAR BIEN EMPRENDIENDO

Me atrevería a decir que todas las personas que emprendemos sentimos el riesgo y tenemos miedo a  fracasar y equivocarnos. Es habitual sentirse incapaz y tener la sensación de que es algo que nos queda grande. Pero no olvides que emprender también supone avanzar, crear y hacernos con las riendas de nuestro trabajo y muchas veces de nuestra vida.  Ya nadie decidirá por tí, pasarás a hacerlo tú. Aprenderás mucho en el camino y cuando logres llegar a donde te hayas propuesto con tu proyecto es probable que sientas que hasta te lo has pasado bien. ¡No olvides disfrutar!

MI EMPRESA PUEDE SER SOCIAL (SIN SER UNA ONG)

Seguramente una de las premisas más importante que he podido confirmar en estos últimos años.

Hay que olvidarse ya del viejo concepto de empresa capitalista tradicional. Yo creo que las empresas son mucho más que maquinitas de hacer dinero y su papel en la sociedad está por encima de la mera generación de actividad económica.

Las empresas pueden solucionar problemáticas sociales, pueden trabajar en equipo con su gente haciendo que las personas se sientan parte del proyecto, pueden coopetir (que no competir),  pueden preocuparse por sus impacto medioambiental, pueden reflexionar antes de comunicar etc. Es decir, existe otra forma de hacer empresa en la que cómo ganas tu dinero y qué haces con él es importante.

Seguro que tú tienes tus propias sensaciones e inquietudes en este momento de empezar a emprender, o que estés leyendo esto y ya hayas pasado por este camino ¿te animas a compartirlas?